Estamos jodidos, qué duda cabe

Estamos jodidos, qué duda cabe. En España vamos camino de los cinco millones y medio de parados. Ya son más de un millón y medio (que se dice o se lee rápido) las familias que han agotado todas las prestaciones por desempleo, es decir, que no perciben ni un mísero duro euro a principios de mes… un millón y medio… ¿estás pensando cuántos son un millón y medio de FAMILIAS? Si fuera de personas ya sería para tirarse a las calles, pero no son personas, son familias completas las que no perciben ningún tipo de ingreso… es escandaloso.

Pero no me proponía hablar de esto, sino del momento histórico que nos está tocando vivir. Quizá no somos capaces de verlo porque lo tenemos encima, quizá estamos demasiado agobiados como para ello, pero estamos viviendo un momento sin precedentes.

Cuando yo era estudiante de Comunicación Audiovisual en una Universidad española, constantemente hablábamos de los medios de comunicación en relación a sus dueños, de la libertad de prensa o de comunicación; y de que cualquier empresa, por “libre” que sea, se debe a un capital y por tanto a una ideología económica. Cualquier diario se debe a un capital, se debe a un consejo económico, se debe a un poder. Evidentemente.

¿Esto sigue siendo así a día de hoy? POR SUPUESTO. Pero no quiere decir que vaya a ser así para siempre. El famoso cierre de Megaupload, el tan altisonante cierre de la web de almacenamiento y sus reacciones en cadena ponen de manifiesto a mi entender algo bien distinto de la lucha contra la piratería, algo que he escuchado en muchas tertulias y que he leído en muchos blogs, algo que yo también reproduzco en éste humilde rincón… el cierre de Megauplaod es un intento de control de la red. Sin más.

Internet irrumpió en nuestras vidas hace aproximadamente 30 años, pero realmente no fue (al menos en España) hasta mediados de los noventa cuando “la Red de redes” comenzó a penetrar en los hogares. Desde entonces, y sin que algunos nos demos demasiada cuenta, el mundo ha cambiado por completo. Los paradigmas de la industria cultural han quedado obsoletos en cuestión de lustros. Los modelos de negocios se han ampliado, las fronteras del conocimiento han comenzado a expandirse. A día de hoy, cualquier cinéfilo está muchísimo más preparado que un cinéfilo de mediados del siglo XX, aunque aquel tuviera la posibilidad de conocer a el mismísimo Chaplin en persona. La novela, la música, todo está impregnado por un conocimiento global y en expansión. Llevamos apenas 30 años de internet en el mundo y ya hemos vivido la caída de varios dictadores en países árabes, países que llevaban padeciendo esta lacra desde hace decenios… ¿casualidad?

En mi opinión esos han sido los primero regímenes en caer porque eran los que tenían las desigualdades más sangrantes, pero el conocimiento es global y no se detienen en esas fronteras. El conocimiento continúa.

El 15M es quizá un movimiento minoritario. Durante mi asistencia a la acampada de mi ciudad me indignaba cada vez que alguien me comparaba este movimiento con el movimiento islandés… Islandia es un país de 300.000 personas, y la acampada de mi ciudad ni siquiera se acercó a esta cifra. En mi ciudad quizá se movieran 150.000 personas, que mirados desde la perspectiva islandesa componen el 50% de una revolución; pero que mirados desde nuestra perspectiva, es un porcentaje ridículo de la población de mi ciudad (y no vivo en una ciudad grande). ¿Debe desmotivarlos este hecho? Por supuesto que no.

En mi opinión debemos mirar estos datos con perspectiva. Si bien es cierto que a día de hoy el movimiento 15M abarca sólo a uno 2 ó 3 por ciento de la población española, este número irá aumentando día a día… ¿que por qué estoy tan seguro? Porque internet está en pañales, y el acceso a la información que ésta nueva tecnología supone, así como sus consecuencias las estamos viendo a día de hoy, aunque no seamos capaces de calcular todo su alcance. Por primera vez en la historia de la comunicación y la información de la humanidad surge un medio de comunicación que no es controlado por ningún poder: ni religioso, ni económico. Internet como medio de comunicación es libre, y ahora mismo estamos en los albores y no nos damos cuenta (quizá) de la importancia que esto conlleva, pero dentro de 100 años, este momento histórico tendrá la importancia de la Revolución francesa y las democracias burguesas. No tengo pruebas, pero lo pienso firmemente.

Si hay algo que internet como medio de comunicación pone de manifiesto, es lo arcaico de las estructuras de comunicación del capitalismo (y sus leyes), que se basan por entero en las relaciones económicas. La ley en este sentido no convence a la industria porque no “les protege”. Continuamente salen sentencias que dictan que el compartir información no es delito, y no podrá serlo jamás, porque al no mediar un componente económico las leyes capitalistas se quedan fuera. Nadie pensó (lógicamente) en el libre intercambio de información cuando se inventaron las leyes del copyright. Nadie pensó que a día de hoy, un tipejo gordo y calvo como yo, en una ciudad española de apenas un millón de habitantes tuviera acceso a los cables privados de los EEUU, a las promesas electorales incumplidas de todos los presidentes de gobierno de occidente, a las miserias y los abusos de los ejércitos de la comunidad internacional en los países de Oriente medio… etc. Nadie podía preveer que yo supiera tanto, pero si sólo fuera esto no sería un problema. El problema para los poderosos no es que yo sepa, yo no soy nadie… pero lo que sí empieza a preocuparles es que somos muchos don nadies sabiendo demasiado, y no sólo eso: teniendo pruebas de ello.

Hace tiempo leí una frase (no sé si fue en Twitter) que me gustó mucho, decía algo así como que Wikileaks nos había demostrado lo que todos sabíamos pero no podíamos demostrar. Y es eso, antes teníamos la impresión, pero ahora tenemos la certeza. Antes había un poder económico que dirigía las impresiones, hoy lo hacemos por “amor al arte”: no verás publicidad en este blog porque yo no necesito vivir de esto, pero sí necesito que este mundo progrese.

El mundo cambia y nosotros con él. Somos los bárbaros que asaltaron el imperio romano, pero esta vez, vivimos dentro de las murallas.

Estamos jodidos, qué duda cabe… pero no lo vamos a estar por siempre.


Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

¿Tú qué dices?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: